El Deporte de Balears en Internet

El Cide renunciará a jugar en la Superliga Femenina

El Voley Ciutat Cide (JS Hotels Cide esta pasada campaña) ha emitido una nota pública en la que informa de su decisión de renunciar a jugar la Superliga Femenina. Tras conseguir el ascenso hace escasamente un mes, el club no ha enocntrado la ayuda necesaria para afrontar con garantías la próxima temporada y anuncia –salvo sorpresa– que no jugará la próxima campaña en la máxima categoría del voleibol femenino nacional.

Tras un mes intenso de reuniones y despacho, el Voley Ciutat Cide no ve a día de hoy factible asumir el reto de la Superliga en unas condiciones mínimamente dignas. Varios son los factores insalvables para la entidad palmesana y no inspiran nada de confianza, pero básicamente todos ellos son económicos. Tras el ascenso se han intentado varias vías para conseguir reunir todo el capital necesario para la nueva categoría, pero hasta la fecha sin éxito.
Los patrocinadores han ayudado al club en temporadas precedentes, lo quieren seguir haciendo pero no pueden soportar en solitario la gran carga económica que ello conlleva.

Donde hay una mayor diferencia es en la parte pública. A día de hoy aun no se tiene firmado el convenio de ayudas con el Govern Balear de la pasada campaña 1617, tampoco se sabe oficialmente que se recibirá por la misma y todo esta cogido con pinzas, incluso intuyendo las cantidades, esas no tienen fecha de entrada en la entidad, y eso no facilita las cosas. Además se suma a ello el gran gasto extra ocasionado por la Copa Princesa y las seis jornadas de fase de ascenso, cuya disputa no estaba prevista a principio de temporada y que disparó el gasto en un 30%, cosa que no se valora por parte del Govern Balear a la hora de repartir las ayudas y el club deberá asumir en solitario. Ni tan siquiera el título de liga conseguido sirve da ningún tipo de valor añadido más que el meramente testimonial.
Otro factor discriminatorio es la insularidad que pesa en exceso en comparación a los equipos peninsulares, haciéndose en este caso insalvable. En otros equipos de élite de las pitiusas se salva con ayudas por parte de los Consells insulares y los ayuntamientos, cosa que en el caso del Voley Cide no es así, ya que ni ayuntamiento de Palma ni Consell de Mallorca tienen ninguna linea de ayudas para estos casos. Y desde el ascenso en donde sí estuvieron presentes, no han dado señales de ninguna clase para poder apoyar al proyecto en este sentido.
Al centro escolar también se le antoja muy grande el proyecto. Si bien todo es buena voluntad, esta no se ha visto traducida en nada en concreto a día de hoy. La ayuda tiene que ser económica de cualquiera de las maneras y tan solo con la aportación de todas las partes, privadas, institucionales y club se hubiera conseguido salvar los muebles. Esto a día de hoy no se ha producido.
La junta directiva es la máxima responsable, sin lugar a dudas. Los dirigentes actuales no han sabido o no han podido dirigir este barco a buen puerto, aunque le han puesto todo el empeño del mundo. Toni Figuera, su presidente y cabeza visible comenta: “Hemos intentado todo lo que estaba en nuestras manos para salvar un proyecto en Superliga, pero no vemos que sea posible. Nos faltan apoyos económicos y no hemos sabido buscarlos. Cuando ganamos la Copa y la Liga nos hemos sentido muy ilusionados por los logros conseguidos y por lo bien rodeados que estábamos a la hora de hacernos la foto. Eso era una imagen irreal, al final el club que asciende esta solo, nadie te ayuda, nadie se preocupa, es supervivencia extrema”.

Toni Figuera pone su cargo a disposición del club

“Como máximo dirigente del club me siento totalmente responsable, lo que las jugadoras han conseguido en el terreno de juego no podrá tener su recompensa. Después de dedicar media vida de entrenador a subir a este equipo a la máxima categoría, no estoy consiguiendo que salga en Superliga, por mi incapacidad en encontrar los apoyos necesarios. Cuando tengamos todo decidido pondré mi cargo a disposición del club, para que encuentren la persona más adecuada a este efecto y me dedicaré a entrenar”, añade Figuera.
En un tiempo en donde la corriente mayoritaria se decanta por la ayuda a la mujer y enarbolar la bandera de la discriminación positiva, se vuelve a demostrar que todo es una fachada de moda pasajera y a la hora de la realidad el deporte femenino no tiene ningún peso a nivel político y social. Así pues la ciudad de Palma y el voleibol balear en general están a punto de perder una oportunidad histórica de meter uno de sus equipos entre los grandes, tras muchos años de esfuerzo y sacrificio que no tendrá su recompensa final,
dejando muy claro que lo único importante para el deporte también es el dinero. Un mensaje que se da a todas las generaciones futuras y que deberíamos plantearnos si es el que queremos trasmitir.

Prensa Voley Ciutat Cide

Los propietarios del Mallorca aceptan la dimisión de Monti Galmés

Los propietarios del Mallorca aceptan la dimisión de Monti Galmés

El presidente del Mallorca, Monti Galmés, anunció su dimisión. El club, en una extensa nota publicad...

Joan Navarro lidera el Nacional de Carreras Verticales

Joan Navarro lidera el Nacional de Carreras Verticales

El corredor de montaña Joan Navarro es el nuevo líder de la clasificación general de la Copa de Esp...

Inaugurada la remodelación del campo de La Antoniana

Inaugurada la remodelación del campo de La Antoniana

El campo de La Antoniana ya está en marcha. La remodelada instalación, que sufrido una profunda ref...

Joan Sastre se proclama campeón de la ACB con el Valencia

Joan Sastre se proclama campeón de la ACB con el Valencia

El alero mallorquín Joan Sastre se proclamó campeón de la Liga ACB al ganar la final por 3-1 al Rea...

Eva Moreda se adjudica el Nacional de Ultradistancia

Eva Moreda se adjudica el Nacional de Ultradistancia

La mallorquina Eva Moreda se adjudicó el triunfo en La Travesera Integral Picos de Europa, escenear...