De Palma a Roma en piragua 66 años después

El Real Club Náutico de Palma acogió el lunes 11 de julio la presentación del proyecto deportivo "De Palma a Roma en piragua", que rememora la travesía realizada en 1950 por 18 estudiantes del SEU de Madrid. La expedición zarpó el martes 12 y estará integrada por sólo tres palistas: José Bello, profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores de Piragüismo; Alex Aguera, campeón de España de kayak de Mar 2015; y Carlos García, alpinista, triatleta y corredor de ultrafondo. El recorrido, idéntico al original, constará de 580 millas náuticas y hará escala en diferentes puntos de Mallorca, Menorca, Cerdeña y Córcerga, antes de alcanzar la península italiana y remontar el río Tíber Roma.

El triatleta, alpinista y corredor Carlos García tiene plena confianza en cubrir la distancia entre el RCNP y el Vaticano en piragua junto a sus compañeros José Bello y Álex Aguera. La travesía, que zarpará mañana a las 12.00 horas, rememora la realizada en 1950 por 18 estudiantes del SEU de Madrid. Uno de ellos, Marcelino Araújo, de 89 años, ha estado hoy en Palma para animar personalmente a los deportistas que quieren emular su gesta.

“Llevamos mucho tiempo entrenando y estamos preparados para la travesía de los locos”. El alpinista, triatleta y corredor de fondo Carlos García tiene plena confianza en superar el desafío de recorrer por relevos las 580 millas que separan el Real Club Náutico de Palma de Roma en piragua y rememorar así la histórica proeza que 18 estudiantes del SEU de Madrid realizaron en 1950 para ganarse el jubileo.
Le acompañarán en este reto otros dos deportistas de élite, el campeón de España de kayac de mar en 2015, Álex Aguera, y José Bello, profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores de Piragüismo. La aventura, que ha sido presentada este mediodía en el Real Club Náutico de Palma, dará comienzo mañana martes, a las 12.00 horas, después de que un sacerdote, siguiendo la misma liturgia de hace 66 años, bendiga las piraguas y pronuncie la frase: “¡A Roma, muchachos!”.
Los tres desafiantes contarán además con el aliento de uno de los tres únicos supervivientes de la travesía original, Marcelino Araújo, de 89 años, el más joven de los 18 estudiantes del SEU que, sin haber apenas remado antes en un kayak, se hicieron a la mar el 15 de agosto de 1950 con el objetivo, colosal para la época, de llegar hasta el Vaticano.
Marcelino, que se ha desplazado hasta Palma desde su residencia en Aranjuez para estar en la salida de la segunda “travesía de locos”, ha sido obsequiado con una metopa del Real Club Náutico de Palma y ha dicho que, aunque la colgará en su casa, “es un reconocimiento para para todos los que estuvimos allí”, en referencia a sus 17 compañeros.
Este profesor universitario de ciencias químicas ha recordado, visiblemente emocionado al evocar su juventud, que a mitad del siglo XX no existía la figura de lo que hoy se conoce como deportista de élite, aunque en su caso compaginaba la práctica de muchas disciplinas con los estudios. “Hacía natación, pero sólo cuando el tiempo lo permitía, porque no había piscinas cubiertas. Si tenía que correr, corría, y si tenía que saltar, saltaba, pero nada comparado con la preparación que existe hoy en día”.
MISMA RUTA
Carlos, Álex y José seguirán la misma ruta de la primera edición, pero navegarán en piraguas tipo K1, es decir, de una sola persona, a diferencia de los K4 de 1950. La primera etapa unirá Palma con Cala Rajada. De ahí, si el tiempo lo permite, los palistas cruzarán el Canal de Menorca a Mahón y luego recorrerán el tramo más largo y complicado hasta Cerdeña. Las siguientes paradas les llevarán por Córcega, antes de alcanzar la península italiana y remontar el río Tíber. Los aventureros estarán acompañados en todo momento por un barco de apoyo (un velero de 42 pies) e irán realizando relevos cada cinco horas en sus respectivas piraguas adaptadas.
Alex Aguera y Carlos Torres han realizado ya travesías extremas en piragua, con navegaciones continuadas superiores a 30 horas y fuerte marejada, por lo que ven perfectamente factible repetir a su manera la hazaña de Marcelino y sus compañeros. Este será, sin embargo, el trayecto más largo que hayan cubierto en conjunto. A pesar de los avances tecnológicos, los tres deportistas que mañana zarparán del RCNP son conscientes de que las singladuras que les aguardan por la proa siguen siendo una “pequeña locura”, de ahí que hayan bautizado oficialmente su proyecto como “la travesía de los locos”.
En el acto de hoy en el RCNP también ha estado presente Alejandro Sans, hijo de Pepín Sans, uno de los remeros del SEU ya fallecido. Su investigación sobre la proeza en la que se vio involucrado su padre, que fue además diseñador de las tres piraguas del primer desafío, le llevó a publicar un completo blog (www.piraguaspalmaroma.com) que ha servido para inspirar, 13 lustros y un año después, esta nueva y apasionante aventura.
Manuel Fraga, director deportivo del RCNP, ha sido el encargado de entregar la metopa a Marcelino Araújo y, tras departir con él y los tres nuevos desafiantes, ha asegurado que ambas travesías, tanto la antigua como la actual, "son igual de emocionantes".